LA DELGADA LÍNEA ENTRE EMPRENDIMIENTO EN MENORES Y TRABAJO INFANTIL

La delgada línea entre Emprendimiento en menores y Trabajo Infantil

Voy a describir dos tipos de los tantos casos posibles que me encuentro en mi labor de enseñar a niños y jóvenes a ser empresarios, voy a llamarlos Caso A y Caso B.

Los casos A son niños provenientes de familias con escasos recursos, que han ayudado en el hogar económicamente creando un plan de negocio y que en conjunto con sus familias trabajan para que sus proyectos benefician a la comunidad en las cuales viven y ayuden en el progreso de cada uno de ellos.

Los casos B son niños, algunos en extrema pobreza, que son utilizados para trabajos en beneficio de todos los integrantes de la familia, adultos y niños. Situaciones donde los niños cumplen jornadas intensas de trabajo, donde el niño no tiene forma de progresar como ser humano y no es feliz haciendo lo que hace.

Es obvio que los casos B son los que no deben existir y donde las personas que tenemos acceso a soluciones para aliviar este problema y las autoridades debemos actuar.

Sin embargo, ¡OJO!, yo puedo estar hablando del mismo niño y engañando al lector manejando mi lenguaje para aparentar que lo que hace el niño es emprendimiento y no trabajo infantil

Ahora la pregunta es ¿Cuál es la diferencia, dónde es esa línea invisible que divide el emprendimiento en menores y Trabajo Infantil?

El día 4 de Mayo del 2014 un candidato a Presidente en mi país, Colombia, el señor ex-alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa, publicó dos fotos con los siguientes comentarios en su perfil oficial en Twitter:

Al recibir varias críticas las cuales hacían referencia al trabajo infantil, contestó esto otro:








¿Cómo pueden saber los seguidores del señor Peñalosa si los niños que están en las fotos son empresarios como él lo indica o si son niños explotados?

Podemos concluir por la labor que desempeñan que son niños que hacen estas labores por necesidad y que hacer lo que hacen no es un juego. También, que son recursivos porque usan materias primas a las cuales tienen acceso sin mayor costo y son creativos porque con ellas hacen obras de arte. Yo creería que con ello aportan a la cultura de la región, pero me quedan muchas inquietudes.

Yo me preguntaría, ¿cuáles son los sueños de estos niños? ¿Lo que hacen hoy los está acercando a ese sueño?

Ahora bien, en todo latino américa y en muchas partes del mundo, hay numerosos casos de niños que trabajan con o sin remuneración. Tristemente hay casos de los cuales nunca se conocerán porque son niños abusados que enferman y fallecen ocultos de la sociedad.

Pero lo que si me ha quedado claro es que la mayoría de las personas en la región ven a un niño en las calles y no se preguntan la diferencia, no tratan de averiguar cuál es la condición real del niño en cuestión. Sin embargo, al ver una foto de un canditato van directamente a la conclusión que es trabajo infantil.

No los culpo, yo también tengo inquietudes con respecto a esos niños. Me preocupa que en 140 caracteres este señor no incluye su análisis, tampoco indica si los niños tienen una vida como niños. Pero lo más preocupante es que en los 140 caracteres no se indique un plan para ayudar al progreso y protección de estos niños por parte del Gobierno.

Por eso decidí escribir esta entrada invitando a mi lector a que me comparta una idea para poder saber la diferencia, pero sobre todo hacer la diferencia.

Yo creo que el caso de cada niño es diferente, no se debe generalizar. Cada niño que se vea realizando una labor en la calle debe ser analizado, a cada niño se le debe preguntar si sus derechos son protegidos, pero no así, porque algunos ni tendrán idea de que tienen derechos. Tampoco hacerles preguntas que los intimiden como ¿eres feliz? ¿a quién le vas a entregar el dinero que ganas? ¿Además de trabajar vas al colegio?

Mi propuesta (leyendo tanto candidato estoy hablando como uno de ellos) es que enseñemos a la comunidad la diferencia, esa delgada línea la convirtamos en una gran brecha.
La comunidad debe conocer los derechos de los niños, para que la misma comunidad vigile el bienestar de estos. Que la misma comunidad proteja y avise a las autoridades en caso de notar algo raro y las leyes se fortalezcan para proteger los menores en nuestros países.

*************************************************************************** 

Actualización 7 de Mayo 2014:

En una sociedad ideal donde las leyes sean respetadas y no haya segregación, los niños no saldrían a trabajar porque no tendrían la necesidad de hacerlo, no realizarían una labor para poder sobrevivir en una sociedad indiferente.

Pero la realidad es otra, los niños por necesidad salen a trabajar, la sociedad excusa su trabajo y los Gobiernos no lo controlan.

Como bien me lo hizo caer en cuenta mi amiga Mónica Soler, cuando veamos a un niño sabremos la diferencia si es emprendimiento y no trabajo infantil cuando aceptemos que nuestros hijos pueden estar haciendo eso mismo.

Yo creo que ninguno de los dos casos de las fotos son emprendimiento porque no veo a ningún padre apoyando el progreso del proyecto del niño, entre otras razones

Otro amiga, Natalia Ramírez indica que el niño de la foto que fabrica aviones tiene un potencial de emprendedor mayor que el niño que vende mangos si alguien apoya económicamente sus proyectos. Porque el niño de los aviones puede progresar en su labor y en cinco años puede estar aprendiendo sobre diseño de máquinas; en cambio el otro niño en cinco años puede estar haciendo lo mismo sin mayor progreso.

Sin embargo, el conocimiento sobre emprendimiento en niños provenientes de familias de bajos recursos me parece esencial. Por eso lo que he enseñado en escuelas del Estado es con el propósito de darles una herramienta para progresar en sus vidas. 

Emprender no es solo tomar algo, cambiarlo y venderlo, ser emprendedor es progreso y para eso se necesita investigación, preparación, estudio, apoyo, equipo, entre muchos otros factores importantes que he mencionado en este espacio y en mi libro.

El emprendimiento para los niños con los que trabajo es un juego que particularmente se les hace muy interesante.

*************************************************************************** 

Por último, para tratar de resolver esta inquietud voy a citar un extracto de mi libro.

El siguiente es un extracto del capítulo 12 con el mensaje para los menores sobre el tema en el Libro "Juguemos en Serio a Crear Empresa" 

4. DI NO  a cualquiera que te haga trabajar como obligación

Los niños no deben trabajar pero pueden jugar a ser empresarios, si te sientes obligado a crear empresa o a ganar un dinero para beneficio de otras personas, ¡NO LO HAGAS!
 Nunca hagas algo en lo que no te sientas cómodo en hacerlo.
Las leyes protegen a los niños, porque obligarlos a trabajar no respeta sus derechos y sólo beneficia a los adultos que los hacen trabajar.
Tú tienes derecho a la vida, a la seguridad y a la libertad como todo ser humano.
Cuando vayas a jugar a crear tu pequeña empresa te debe gustar lo que estás haciendo, las personas que compren tu producto deben ser respetuosas contigo y tú nunca debes estar en situación de peligro; por eso te recomendamos que siempre estés acompañado de un adulto cuando estés jugando a ser empresario.
Cuando ubiques el lugar donde vas a crear tu proyecto de emprendimiento. Busca un lugar donde tus papás sepan que estás a salvo y procura estar al cuidado de personas de confianza. Todas las personas deben honrar tu niñez: eso significa que si te sientes agredido verbal o físicamente debes hablar con un adulto de confianza o con las autoridades para que tengas una vida más feliz. También informa a las autoridades si observas que otro niño o joven se encuentra en esa situación.

Cuando juegues a ser empresario evita realizar grandes jornadas; aliméntate bien y bebe líquido para mantenerte hidratado; si vas a vender un producto al aire libre en tu vecindario protégete del sol y usa gorra. Si trabajas bajo techo, hazlo en un sitio iluminado y con aire fresco. No uses maquinaria o herramienta pesada o instrumentos corto punzantes que te pueda lastimar.
Cuando eres un empresario el dinero recogido por tu trabajo es para ti, para usar para tu propio beneficio  y no para el de otros. 

Comments are closed.